Hablar de inclusión de la discapacidad en la sociedad, debería de ser uno de los pilares más fuertes en la educación. Para Carlos “Beto” Rodríguez hay que romper con el tabú de la discapacidad y el deporte es la mejor medicina para ello.


El ex maratonista Carlos Alberto Rodríguez asegura que toda la vida hubo un cierto prejuicio en las personas con discapacidad y que él fue testigo de eso. “Beto” como le dicen todos, es ex maratonista multicampeón en silla de ruedas, actualmente trabaja de administrativo en el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, es coordinador de desarrollo deportivo, en la Secretaria de Deportes de la Nación y también es vicepresidente del Comité Paralímpico Argentino. Si bien todo su trabajo lo logró con esfuerzo y dedicación, asegura que nada es fácil para alguien que tiene algún tipo de discapacidad.

A sus seis meses de vida le diagnosticaron poliomielitis, una enfermedad infecciosa que se produce por un virus que ataca a la médula espinal, provocándole atrofia muscular y parálisis. Y si bien esto no lo detuvo, si le causó dificultades en su momento.

Cuenta acerca de su adolescencia como una etapa difícil que tuvo que atravesar, en la cual sus deseos de superarse fueron más grandes que las dificultades que se presentaban. “Me defino como una persona pasional en todo lo que proyecto, soy responsable, y no tengo tabú alguno”, afirmó.

Su trayectoria deportiva es impecable, obtuvo nueve conquistas del tradicional maratón de San Silvestre en Brasil, de las cuales participó en 20 oportunidades. También obtuvo el primer puesto en el Gran Premio de Europa, en el Maratón Maranello, en Italia 2002, y en el Maratón de Osaka, Japón, 2001 y 2005.

Corrió más de 400 carreras, entre nacionales e internacionales, y ganó más de 190 de ellas.

Asegura que con mucho esfuerzo y sacrificio pudo dejar los prejuicios de lado y conseguir grandes logros como corredor. Y que es eso lo que busca transmitir en los jóvenes a los cuales ayuda y motiva día a día a seguir. Que es por eso que escribió un libro llamado “Sueños sin barrera” el cual trata sobre su vida, sus logros y sus metas cumplidas.

“El libro tiene 35 capítulos basado en mi historia personal, deportiva y como entrenador. Claro que es una excusa para difundir un proyecto de ley, impulsado a educación primaria y secundaria con la finalidad que los alumnos reciban la información necesaria sobre la discapacidad”, dijo.

Afirma que sin realidad no hay construcción, independientemente de las herramientas que la vida te da y que para ello es muy importante los deseos de romper barreras que tenga cada uno. Que su vida no fue nada fácil y que aún así nunca decidió tomar el camino rápido, ni rendirse ante algo difícil.

Nació en San Fernando, pero vive en el partido de Escobar desde hace más de veinte años. Fue funcionario en la Secretaría de Deportes provincial y entrenador de la Selección Argentina de atletismo en silla de ruedas. Varios legisladores aseguran que Rodríguez “trabaja para difundir la recuperación de los discapacitados motores y por su inserción social”, destacando que “con una historia de vida compleja ha superado los obstáculos y encontrando en el deporte un espacio para desarrollarse y formarse profesionalmente”.


Cuenta que su trayectoria deportiva le dejó muchas experiencias, por lo general buenas y de mucho crecimiento personal, con mucho conocimiento, dándole así las herramientas para ayudar al resto de las personas a multiplicar sus oportunidades. Su ejemplo, su proyecto de ley y su trabajo reflejan su vida, pero básicamente su personalidad. Sus ganas de ayudar al otro y su predisposición para con el resto.
Su deseo es lograr que se termine con el desconocimiento de la discapacidad en la sociedad, que se difunda el deporte, sus valores y su “poder nato” de incluir sin importar edad, apariencia o color. Que los chicos sean lo que son, “niños” sin prejuicio alguno y con ganas de divertirse que es lo que intenta promover el deporte.
“Creo que la información sobre la discapacidad no va a llegar a ningún lado de la sociedad si no está informada como debe. Nadie te va a hablar de aquello que no sabe”, apunta con firmeza.

Intenta grandes desafíos como lo hizo toda su vida, pero siempre pensando en el otro. Su trayectoria es un gran ejemplo a seguir por muchos jóvenes en la misma condición física y es por eso que su libro narra su historia, porque qué mejor consejo que seguir siempre adelante, con sueños sin barreras.