Bárbara Low o Blow Art como se define en sus redes, es pintora y vive en el barrio porteño de El Abasto, cuenta con diversas series dado a sus diversos viajes y actividades que realiza. Emplea mucho el color y lo abstracto, donde te producen sensaciones de libertad, son dignos de ser admirados al menos un pequeño tiempo, quizás cuando encontrás algún mural suyo. Actualmente esta realizando una pintura para una pareja recién casada jugando con nuevos métodos creativos, como el collage, y así se desempeña esperando exponer los cuadros que le quedan o pintar para el que lo se pida.
Por otro lado le dedica gran parte de su tiempo a dar clases de Ingles, ya que nació en Estados Unidos, y también se desempeña en el mundo del cine, grabando y editando, así fue como hizo su primer corto, que representa una situación de acoso callejero.

¿Me podrías definir tus trabajos?
Tengo muchas series, desde los 12 empecé a profesionalizarme con una maestra, empecé a adquirir técnicas en flores, animales y paisajes. A los 19 hice mi primer serie que la expuse en un centro cultural de Palermo, fue mi serie más gris. A los 21 arranque un nuevo taller con Ariel Mlynarzewicz es alguien que impulsó mucho a miles de personas a seguir su pasión, más que ocupación tienen vocación por el arte y ahí fue que empecé a mi primer cuadro que tenia mitad gris mitad color. A partir de ahí todos mis cuadros tienen mucho color y empecé la serie de mujeres, pero las más personales fueron viajes, tengo una serie bastante grande de Cuba, ya volaron varios cuadros. Después la serie de yoga, hago yoga porque me ayudo mucho a vivir en la ciudad, también casi me olvido una serie que de músicos de jazz, y la última que es de Marruecos, de mi luna de miel en enero.

¿Por qué a los 12 años? ¿Tu familia está relaciona con el arte?
De chica empecé por mi abuela, mi papá me dijo que tenía algo ahí, y me mandaron a un lugar de chicos con métodos rigurosos de acuarela, pastel, etc. Cuando nos mudamos buscamos a una profesora y pase a un uno a uno, en lugar de un taller con 20 personas, eso que hizo que avanzara mucho.

Tu primeras pinturas fueron grises ¿Qué expresaban para vos esos colores?
Yo estaba en el secundario y no me gustaba, tenía que hacer muchas clases particulares para que las materias que me iban mal y pintar era una forma de hacer catarsis , yo creo que no estaba muy contenta.
¿A qué edad fuiste incursionando con los colores?
A los 21 cuando empecé con Ariel, que me tiró un pomo de rojo en la pintura, me sentí paralizada y ese momento se lo agradezco toda la vida. Empecé a soltar un poco que era una cosa controlada.

¿Qué querés transmitir con tus pinturas?
Quiero que el que lo reciba pase por un momento de introspección. Tengo mucha adversidad con una parte de mi familia, mi tío y mi primas, todos ellos pintan de una manera hiperrealista, ellos sin criticarme me dicen que necesito más dibujos, piensan que mi pintura es una excusa de vaga, no me estarían entendiendo, yo si quiero te dibujo la manzana perfecta, pero eso lo hacen todos. Entonces eso es la adversidad entre el que dibuja bien, no importa mientras que lo hagas y el que lo recibe, sienta ese fanatismo que yo siento por Matisse, Van Gogh y todos esos artistas.

¿Es más complejo hacer un mural?
Es re difícil, además de tener que lidiar con la pared y la escalera, tiene que ver con un montón de cosas externas a uno, que es la calle, la gente y la policía en esa época mas o menos. Además siempre se terminan tapando, esa es la vida de un mural a diferencia de un cuadro.

Mural “Mamerta”

¿Te preocupa la situación del arte o de la cultura en general? ¿Qué es lo que cambiarías?
En otras parte del mundo hay fundaciones, hay ONG’S, hay plata para los aristas, acá están haciendo lo contrario, por ejemplo, están devastando el cine, les están sacando los recursos. Como sociedad, no se valora la cultura.

¿Qué significa Latinoamérica para vos?
Se me ocurre las letra de Calle 13,” somos un pueblo sin piernas que camina” (risas). La diferencia que marca México para abajo, es que somos hermanos, no importa donde nos veamos, siempre nos vamos a abrazar, pude ver diferentes tipo de sociedad y tienen su forma de hermandad, pero no esta en el abrazo, no está en el tacto, y eso es Latinoamérica.

¿Y es una gran influencia para tus trabajos?
Todos los trabajos que mas me importan son de Latinoamérica, son los que me duelen ver partir, por eso siempre elijo muy bien con quién se quedan.

¿Considerás que viajar es un factor importante para las pinturas o el arte en sí?
Sí, para la música, para el escritor también, como Henry Miller, que es el que más admiro, se dedicó toda la vida a viajar por el mundo, siendo pobre, entonces siempre se puede.

¿Cuál fue la mayor satisfacción que te dio la pintura?
Hubieses empezado por cual fue la mayor insatisfacción (risas), es muy crudo y muy difícil, también el no vender y no ser expuestos, que la gente no se da cuenta lo que vos sentís que es increíble, uno siempre espera que el otro vea lo que uno hace o escuche lo que uno toque. Y entre las satisfacciones encontré que se puede pintar sin querer matarse, no es todo tan extremo y también el hecho que se vayan vendiendo.

¿Viviste en Mar del Plata? ¿Por qué ahí?
Mi plan era ir a surfear, cuando estas ahí arriba, sentís lo mejor, hay gente que es de campo, otra de montaña, lo mio es el mar. Es mirar al infinito, te limpia, y trato de ir una vez al mes a Mar del Plata. Además nací en el mar, en Los Ángeles, siempre los fines de semana era estar ahí.

¿Cómo definirías a Buenos Aires? ¿Qué mejorarías?
Es la ciudad de la furia, Buenos Aires no es para la estabilidad económica, social y mental, acá abajo hay delincuencia, no me gusta vivir y siento que siempre me van a robar. Pero Buenos Aires es también un cúmulo de artistas y de cultura, si querés estudiar, es una de las mejores ciudades, te dan oportunidades.

¿Te gustaría viajar algún lugar en particular?
Si, Japón, doy unas clases por Skype, y tengo alumnos de todos lados de allá, me muestran lugares nuevos todo el tiempo, quiero ir ya. Pero si voy para allá, tengo que ir a Indonesia y seguir recorriendo, no voy a ir por varios miles de dólares solo a una isla. Los próximos viajes que haga, tienen que ser todo naturaleza.

¿Cuáles son tus proyectos actuales?
Ahora pinto por encargo, pero a la par quiero terminar mi serie de Marruecos, pero no estoy allá, la realidad es que no estoy inspirada, entonces terminarla, sería agotar algo que no esta bueno. Tengo que ver que hago con todos los cuadros, y además arranque un profesorado de tango, quiero se profesora, quiero enseñar, así que ese es mi proyecto de acá a marzo, eso lo único certero que hay, después veremos.