Anoche hubo un atentado terrorista en el concierto de la cantante Ariana Grande en el Manchester Arena, dejando al menos 22 muertos y 55 heridos por el momento.

La cantante Ariana Grande estaba realizando su gira mundial y ayer tocaba en el estadio Manchester Arena de Inglaterra. Al estar terminando el concierto cerca de las 22.30 hs (hora local) se produjo una gran explosión, que causo un gran pánico en la multitud; este ataque dejó 22 muertos y 55 heridos hasta ahora.

Luego de lo sucedido, el gobierno definió a este ataque como “un horrible atentado terrorista”, y que el atacante murió al activar el explosivo, y aunque las autoridades creen conocer su identidad, esta todavía no será revelada públicamente. Además, están viendo si el hombre actúo solo o fue un atentado en conjunto con alguna red terrorista.

Una gran parte de las víctimas son menores de edad, ya que el público que asistió al recital es un publico más adolescente. Algunas víctimas ya han sido reconocidas, como Saffie Rose Rousso, una niña que falleció, que había ido al concierto acompañada por su hermana y su mamá las cuales resultaron heridas. Otras, todavía siguen siendo investigadas por las autoridades británicas.

Por la gran cantidad de personas, la salida del estadio fue un descontrol, donde muchas personas que no habían resultado heridas por la explosión en si, terminaron con algunas heridas al tratar de salir de allí. La salud de Ariana grande está en buen estado, y afirmó: “Me sentí muy horrorizada, agradezco a dios estar viva” y que le afectó mucho ver a sus seguidores en esas condiciones; también anunció que su gira fue cancelada.

Se conoció que un fanático del estado islámico anunció en su cuenta de Twitter, el atentado 4 horas antes de que sucediera. Hoy por la mañana, el ISIS finalmente le adjudicó la autoría a un soldado del califato y celebró la matanza. El hecho causó conmoción en todas partes del mundo y la gente promocionó el hashtag #PrayForManchester.