Es la segunda vez en el año, en esta oportunidad ocurrió en la provincia de Neuquén, concretamente en Villa Traful. El auto donde se transportaba el Presidente recibió varias pedradas, le rompieron dos ventanillas, pero “a pesar del incidente, la agenda del jefe de Estado continúa en forma normal”, aclaró la presidencia en un comunicado. En principio, los agresores serían de “ATE Neuquén”, que habían ido para realizar una protesta, pero los agresores llegaron al punto de protagonizar los disturbios.

Luego, Macri continuó con su agenda y encabezó el acto que estaba previsto, inauguró del Centro de Interpretación e Información Turística de esa ciudad neuquina, a 100 kilómetros de Villa La Angostura, lugar donde pasa sus vacaciones desde Navidad hasta el 8 de enero junto a su esposa e hija menor.

El antecedente fue en la ciudad de Mar del Plata en agosto último. En esa oportunidad, el primer mandatario iba junto a otros colaboradores, entre ellos, la gobernadora de la Provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, donde decidieron abandonar el lugar tras las agresiones e insultos de los manifestantes.