Alejandro Bodart, el político y ex legislador socialista, y secretario general del MST, dialogó con IsecPost acerca la actualidad de la izquierda, la desaparación de Santiago Maldonado, además de analizar la política del gobierno actual.  

¿Cómo ve la izquierda en este momento de Argentina? 

Creo que está en el cruce de caminos la izquierda argentina. Porque tiene una gran posibilidad, porque hay un espacio grande para que se transforme en un actor de peso, pero, para eso, tiene que romper con prácticas sectarias y autoproclamatorias, por lo menos de un sector, y abrirse a trabajar en unidad para conformar un gran frente. Si se lograra eso, rápidamente podríamos ser una opción. Incluso, perfilándonos como opción de gobierno. Si no se logra, bueno, lamentablemente va a seguir creciendo la izquierda, pero no va a jugar el rol que tendría que jugar. Acá hay una derecha que se ha consolidado, pero es un proyecto nuevo. Hay una crisis que viene desde el 2001 que destruyó el sistema de partidos; la derecha parece haber encontrado la forma de conformar un nuevo espacio, pero queda todavía la incógnita es si la izquierda va a poder hacer lo mismo. En la medida que no surja algo nuevo con la Izquierda al frente, lamentablemente la derecha va a seguir aprovechándose de esa situación. Cuando digo algo nuevo porque es porque la derecha se aprovecha también que la opción sea el kirchnerismo, o sea, un poco, los que gobernaron en los últimos 12 años. Y aprovecha esa situación para consolidarse. Por eso, para sacar a la derecha también hace falta que surge algo nuevo más a la izquierda.

Al kirchnerismo se lo ha asociado muchas  veces con una ideología más de izquierda ¿por qué cree que se lo asocia en ese lugar? ¿Cómo puede la izquierda desarticular esa visión?

Tiene que ver con la crisis del 2001. En el 2001 acá hubo una verdadera rebelión popular contra todo lo viejo y contra todos los que habían gobernado, contra el sistema de partidos tradicional empalmó con una situación continental donde un proceso similar y los regímenes bipartidistas fueron cayendo 11 en el muchos países y la gente que protagonizó esos hechos giro a la izquierda. El kirchnerismo es una variante del peronismo que viendo esa situación. Leyó bastante bien lo que estaba pasando y se tiñó de un manto centro izquierdista, progresista, para tratar de acaudillar este proceso, pero con mucho de doble discurso porque la matriz que llevó la situación del 2001 en lo económico no se cambió si hubo retoques en el tema derechos humanos en cierta idea de redistribuir un poco más la riqueza pero sin cambiar las bases de fondo, pero con una alta corrupción, etc, etc. Yo creo que el kirchnerismo intentó aprovechar eso se emparentó con los procesos bolivarianos Y por esa vía sentimiento que atrajo un sector de lo que surgió en el 2001 y que estaba buscando una alternativa de izquierda ahora y eso es el proceso fue como una especie de dique que la gente no seguir avanzando hacia la verdadera izquierda una jugada hábil de sectores del peronismo que son un partido burgués muy hábil para moverse Qué pasa desde la centro derecha hacia la centroizquierda rápidamente para tratar de mantener el status quo ahora ese proceso está agotado porque como todo se termina, si el kirchnerismo es la opción al macrismo, se termina fortaleciendo el macrismo. Por eso abre otra posibilidad para la izquierda, porque hay un debate de que el kirchnerismo está terminando ya su etapa.

Al ver ese panorama ¿cómo ve el futuro del peronismo?

¿Qué es lo que viene? Bueno, ahí hay toda una hay etapa: del peronismo, va a venir un peronismo más de derecha, porque muerto un poco el kirchnerismo como opción de poder se van a reacomodar más alrededor de los gobernadores, de los Pichetto, etcétera. Se va a quedar un espacio mayor todavía; parte de la gente que se ha ido desengañado del kirchnerismo lo que explica el crecimiento de la izquierda en los últimos tiempos, pero va a haber un drenaje superior y hasta posiblemente hasta corrientes que salgan de ahí. Hay que pensar cómo hacer para atraer todo a un proyecto de izquierda.

¿Qué le falta a la izquierda para consolidarse y dejar de estar agrupada en varios partidos?

Hay un debate en la izquierda. Hay dos corrientes hoy en la izquierda. No es homogénea, ni heterogénea, con distintos actores, distintas tradiciones, en distintos proyectos. Hoy en día, por ejemplo, de la izquierda, con el Partido Comunista a la cabeza, terminó abonando y sigue abonando al kirchnerismo. Otro sector para mí, tiene una orientación muy sectaria, que es el FIT: que si no sos 100% del programa de ellos, no podés hacer nada. Nosotros somos un sector que plantea que hay que poner a tono a la Argentina, y a la izquierda argentina, con los fenómeno que se están dando a nivel mundial. Acá hay un proceso que está decantando en experiencias cómo Podemos en España, y en el propio Estados Unidos hoy hay un debate, porque se habla de un nuevo socialismo alrededor de un Sander. Y por ahí están creciendo las organizaciones de izquierda en Brasil, está el PSOL, que es una experiencia de unidad que ha permitido capitalizar la crisis del PT, y transformarse en un actor importante. Nosotros queremos que ese es el camino, y somos una variante que opina que está muy mal que la izquierda termine abonando proyectos burgueses o patronales, por más que sean progresistas, como hace el PC. Pero que también está muy mal una izquierda sectaria, que se niegue a hacer una construcción amplia. Nosotros estamos levantando la necesidad de aprender a convivir en un frente único, político, con distintas variantes, buscar mecanismos democráticos para resolver las diferencias sin disolución de partido, sino como corriente  para pegar juntos, porque así  como está la realidad, incluso ahora, que hay una derecha que ataca derechos, ataca intereses de los trabajadores, de los sectores populares, hay una necesidad de unirse en la movilización, en la lucha gremial. La misma necesidad está planteada en la lucha política. Nosotros tenemos ese proyecto, y estamos dando una pelea política para que se instale esa necesidad en la Argentina. Entonces está en debate los distintos proyectos éstos.

Está señalado el gobierno de Macri como habilidoso para manejar los sectores gremiales y, de alguna manera, dispersar la lucha, ¿qué opina de esa mirada?

Si acá la izquierda se uniera también sería una expresión fuertísima en el terreno sindical sección era políticamente podría ser una corriente de peso y ese es el temor tremendo que tiene la burocracia porque sabe que la izquierda tiene una potencialidad enorme. Ahora, de estos dirigentes sindicales no se puede esperar nada son adictos completamente al poder porque necesitan el poder como no tienen aval de las bases y condiciones necesitan el apoyo del Estado del Ministerio de trabajo de las leyes que garantizan la perpetuidad para estar por eso terminan siendo permanentemente adictos y no encabezan los reclamos los trabajadores porque te quería romper con esa con ese apoyo Estatal y están dejando pasar el ajuste de una flexibilización laboral que está en marcha y van a Dejar pasar todo. Ahora, el problema es que permanentemente desborda esa burocracia sindical y es la que le pone límite no es cierto pero los trabajadores pelean con las manos atadas, porque tienen esos dirigentes, que está surgiendo una clasista combativa que acompaña el proceso de la izquierda con sus puntos a favor y sus debilidades.

Desde su sector prometió realizar una jornada de 6 horas y un sueldo de $25000, ¿cómo se puede poner esa medida en práctica?

Es perfectamente posible hacerlo. Las 6 horas son la única forma de dar trabajo estable al conjunto de la población, así como las 8 horas de hace 100 años era la única forma de darle trabajo a todos. Hoy, hay un 30, 35% por fuera completamente del mercado formal laboral. Si no se distribuyen las horas reales de trabajo entre todos los sectores, ese sector se queda afuera. La tecnología ha hecho que en las fábricas con menos horas y con menos personal se pueda desarrollar la misma producción, es decir, hay una crisis, hay recesión, eso aumenta también todos los problemas. Por supuesto se trata de la ganancia empresarial, ese es el debate de fondo. Hay una crisis mundial hoy en día, y en la Argentina hay una refracción de esa que crisis. En la Argentina hay dos salidas frente a la crisis: ajustamos a los trabajadores del sector popular o ajustamos la ganancia empresarial, siempre es el mismo debate. Ahora, nosotros queremos ajustar la ganancia empresial, hay infinidad de manera de sacar dinero para poder hacer eso, pero implica tocar intereses. Por supuesto, puede haber un kiosco que no pueda pagarlo, es ahí donde el estado puede ayudar, el problema es que las grandes empresas tienen espalda de sobra, quieren ganar más, más y más… Incluso quieren flexibilizar las condiciones para hacer trabajar 12 horas a la gente con salarios miserables. ¿Medidas? nosotros tenemos un pool de medidas para hacer lo posible. A la Iglesia se le pagan 32 mil millones de dólares de subsidio, la renta financiera no paga y la timba es un punto central de la política. Hay infinidad de sectores que no pagan impuestos de los grandes grupos económicos, como la megaminería, o pagan casi nada como es el tema de los pooles de siembra y de los grandes terratenientes en el campo. Está el tema de la deuda que nosotros queremos investigar, porque no podemos seguir pagando una deuda que se lleva fortunas este año se va a llevar miles y miles de millones de dólares y nunca se investigó y tienen un origen fraudulento. O sea, hay donde discutir cómo sacar dinero para para que los trabajadores vivan. Y los $25000 surge de una realidad, es el número que dan los trabajadores del INDEC, el número real, que permite que una familia tipo viva en este país. Es un verso lo de los $15000. Lo de los $15000 es para que seas un pobre tipo con mucha necesidad y no contempla el alquiler, porque por $15000 andá a alquilar en algún lugar e intentá alquilar eso por esa plata. Lo de los $25000 es lo mínimo para vivir; nosotros aspiramos a esa sociedad, una sociedad que la gente viva bien. Entonces ponemos por delante que se necesita, no lo que es posible, y en función de eso trabajamos para hacer un plan en función de las necesidades de la gente. Osea, que hay necesidad de vivienda, necesidad de tener una educación de excelencia, de salud. Nosotros creemos que es posible, pero tocando intereses, somos la izquierda, creemos en un gobierno distinto. Donde las decisiones fundamentales las tomen de los trabajadores, los sectores populares, donde se invierta este rol donde se concentra más la economía en pocas manos. Al grado tal que 10000 familillas son las que comandan el resorte de la economía en este país, Y muchas veces lo han hecho con intermediarios, y ahora esas familias han puesto a sus hijos directamente ¿no cierto? al frente del Estado para terminar de espolear las riquezas y de chuparle la sangre los trabajadores bueno nosotros queremos cambiar eso, y estamos en una batalla política  por ganar a los trabajadores pata esa perspectiva.

¿Cómo se puede lograr que ese sector que se ajuste a ese sector, esas familias que controlan ese “resorte” para lograr la cifra que pretenden llevar a cabo ustedes?

Mirá, yo creo que muchos trabajadores saben que este tiene que ser la perspectiva por eso luchan, por eso, por ejemplo, no hay los vuelos, no está saliendo ningún vuelo del país porque están luchando precisamente para tener un salario digno y en muchos casos, superior a este. Los docentes no empiezan las clases todos los años porque piden un salario que mínimamente les permita vivir, los trabajadores pelean. Yo creo que obviamente, desde los sectores de poder se trabaja para que se vea como utópicas estas medidas porque hay en la campaña “de se van a cerrar las fábricas” si pasa esto las pymes que dan trabajo no quedarían ninguna, pero son campañas interesada que replican los medios hegemónicos muchas veces porque responden a intereses. Nosotros trabajamos con nuestros propios medios sacamos periódicos, sacamos volantes… somos una fuerza militante que trabaja todo el año no sólo para las elecciones, es más, sabemos que las elecciones son el terreno más desventajoso para nosotros porque, precisamente bueno, el acceso a los medios no lo tenemos. Un programa donde tenés un minuto y medio para explicar tus propuestas, mientras todo el resto tiene horas y horas y horas para explicar que lo nuestro no es posible. Pero tenemos otras vías, siempre los oprimidos tienen que ingeniárselas para llegar a explicar sus propuestas en un plano de mucha desigualdad con el que detenta el poder que tiene todos los medios, pero se ha logrado cambiar la situación social pese a eso, porque somos mayoría los oprimidos, entonces, se ha logrado terminar con la esclavitud, se ha logrado terminar con las colonias, se ha logrado terminar con muchas cosas. Sabemos que no es fácil, pero poco a poco, y en un trabajo más militantes en los barrios, en las fábricas, en los colegios, las universidades, nosotros vamos ganando adhesiones. Y después hay crisis, como la del 2001 que hacen que la gente avance en su conciencia. A lo mejor 20 o 30 años de golpe porque se da cuenta que todo lo que le han dicho que ese momento era todo mentira y ahí se producen giros que hacen que nosotros juntemos fuerzas. Nosotros sabemos que eso va a pasar, porque no hay ninguna posibilidad de que la gente se quede contenta y tranquila, con gobiernos que plantean despidos, hambre miseria, reforma laboral…  o sea todo eso es nafta que le va echando y en algún momento termina por explotar y la gente cuando explota, se da cuenta y mira, y mira lo que hemos venido diciendo esto durante muchos años. Así que yo creo que por eso las ciencias políticas marcan que los cambios se van acumulando ¿no es cierto?,y llega un momento que de un día para el otro se terminan expresando como una cosa de regar y de sembrar y en un momento cosecharlo. Nosotros tenemos paciencia.

¿Qué cree que pasó con Santiago Maldonado? 

Lo que pasó lo hemos visto infinidad de veces ¿qué es lo que pasó? se les fue la mano represión hicieron sobre la comunidad Lof y lo mataron y lo desaparecieron para tapar esa realidad. Con el encubrimiento de la ministra de Seguridad Patricia Bullrich, quien ha venido tapando y ha tapado las horas clave para la búsqueda, que son las primeras horas, así como también se tapó y se cubrió lo de López, que son cosas gravísimas. Ahora, estamos en un país donde hay cerca de 5000 víctimas de gatillo fácil por las fuerzas policiales, que son encubiertos por las fuerzas policiales y por el aparato del Estado. Entonces, creo que en este país todos sabemos los que más o menos tenemos experiencia que es lo que pasó, el gobierno también lo sabe. El problema es que quiere proteger una fuerza de seguridad con la cual viene discutiendo, y revertir lo que pasó, desde el 2001 que lo necesita para reprimir la protesta social, y les ha prometido que los va a cuidar. Porque el gran miedo que tienen los altos mandos es que terminen haciéndole caso al gobierno, repriman, y después terminar desfilando por los Tribunales, por eso lo protegen. Todo esto tiene que ver con el plan que ha diseñado, para que pase su plan de ajuste, que es con represión. Ahora, muchos lo han intentado hacer en el país y en general, más temprano que tarde, terminan en crisis, y terminan yéndose, porque hay un pueblo que tiene mucha conciencia democrática, fruto de lo que vivió la dictadura, y no quiere volver a ese caso.

¿Cree que el pueblo tiene esa “conciencia democrática” o se deja llevar por el mensaje del oficialismo?

Yo creo que los desastres que hizo el kirchnerismo abonaron para que un sector de la sociedad sea cooptado por una idea de derecha que no tenía hace unos años. Por ejemplo, el desastre que hizo el utilizar y coaptar los organismos derechos humanos fue tremendo porque logró debilitar algo que antes de que ellos llegaran era unánime en toda la población. A las Madres nadie las cuestionadas nadie cuestionaba los organismos, nadie cuestionaba un 24 de Marzo. En el país hay un sector de derecha que puede ser del 15 o 20% histórico que ha apoyado los golpes, que ha hecho todo, pero ese sector es marginal en la política. El problema es que este gobierno se ha hecho base de eso por fuera de eso, fruto de los desastres del gobierno anterior, o gente que defiende a un De Vido. Todo eso abonado para hacer retroceder a un sector de la sociedad en su conciencia democrática. Pero al mismo tiempo eso no es mayoritario todavía. Mayoritariamente, la gente y sobretodo la juventud, tiene una conciencia democrática tremenda, que va a ser casi imposible doblegar, porque eso no dejó un turno a los ideales de la juventud del colegio, la universidad, de los jóvenes que están en las fábricas, en los barrios, hay una conciencia ahí que va a ser muy difícil de revertir. Aunque han logrado cosas que uno hace unos años creería que… ahí va a ser difícil, lo han logrado. Pero en eso el kirchnerismo también es responsable, los Schoklender, la corruptela ligada a las Madres, el uso político que ha hecho al dividir los 24 de marzo… todo eso ha jugado completamente en contra de todo eso, y ha hecho que un sector se vuelque.