A causa del impacto de la devaluación, el nivel de inflación para agosto sería el más alto desde mayo de 2016.

Agosto se convertirá en el peor mes del año con respecto a la inflación. Se esperaba un piso de 3% por el aumento de precios en energía y transporte, pero luego de los fuertes aumentos de ésta primera quincena se espera que llegue a 4% con respecto al nivel de julio.

Gabriel Zelpo, economista de Elypsis, fue uno de los primeros en advertir este fenómeno. Señaló que la carne es uno de los productos que más aumentó y que más impacto tiene en la canasta básica, además de lácteos y aceite. También manifestó que “por el tema de las sequías e inundaciones, muchos productores habían acelerado la faena de animales. Pero ahora están reteniendo más porque las condiciones mejoraron y es la época de engorde. El resultado e una caída de la oferta y un fuerte impacto en el aumento de los precios de la carne”.

“Desde mayo de 2016 que no se registraba un índice de inflación de 4% o más. Ahora los analistas estiman que el año terminaría en 34% o incluso por encima de ese nivel si el dolar sigue subiendo”, declaró, y manifestó que recién para noviembre o diciembre podremos ver una mejora en la inflación por debajo del 2% mensual.

Las principales causas del alto nivel inflacionario son los aumentos en la energía eléctrica y los transportes; un ajuste de la nafta superando el 6%; aceleración en la cotización del dólar -actualmente se encuentra en $31,54-; la inflación mayorista le sacó 17 puntos a la minorista en los primeros siete meses del año; y finalmente un nuevo aumento de los alimentos que componen la canasta básica.