El Tribunal Oral en lo Criminal N°14 absolvió a Carla Céspedes, policía de la Ciudad,  por el asesinato de Ariel Marín Santos, al  considerar que actuó en legítima defensa.

Céspedes había sido procesada y llegó a juicio oral tras ser acusada de “homicidio agravado por exceso en el cumplimiento de su función”, pero tras un fallo dividido, el tribunal la liberó de responsabilidad. Antes de conocer el veredicto dijo: “Yo actué bien, no entiendo por qué estoy aquí. Sólo espero que esto se termine para volver a cumplir con mis funciones”.

El hecho ocurrió el 22 de diciembre de 2016 cuando Santos  y su cómplice, Héctor Walter Corroncini, robaron a un proveedor que estaba cobrando por la entrega de mercadería a un supermercado chino en Caballito. Céspedes  se encontraba dentro del supermercado, ante el hecho salió a correrlos con el arma reglamentaria y disparó varias veces para detenerlos. Corroncini logró escapar pero Santos recibió tres disparos que le causaron la muerte.

Según indicó esta mañana el Ministerio de Seguridad de la Nación, uno de los asaltantes, al darse cuenta que los estaban persiguiendo, le gritó al otro: “¡Matala, matala a esa hija de puta!”. “Fue en ese momento que Céspedes utilizó su arma para defenderse y proteger tanto su propia vida como la del resto de las personas que circulaban por allí. Uno de los disparos terminaría por quitarle la vida a uno de los delincuentes, mientras que el otro logró huir para ser detenido en otro operativo unos días después”, añadió.

Durante el juicio, Corrincini fue condenado a tres años de prisión en suspenso por el robo. Ayer por la mañana, la ministra de Seguridad, Patricia Bulrrich recibió a la mujer policía y dijo: “Estamos muy conformes con las resoluciones judiciales y convencidos que esto sienta las bases para un nuevo paradigma con respecto al accionar policial: aquellos que actúen en el marco de la ley serán defendidos. Desde el primer dia seguimos los casos, porque tenemos el compromiso de cuidar a quienes nos cuidan”.