El tribunal N° 13 de San Isidro condenó hoy a 19 años de cárcel a Carlos Colosimo, tío de Wanda Nara, por abuso sexual de tres menores. La imputación por la cual fue sentenciado es gravísima: abuso sexual gravemente ultrajante en concurso con promoción de la corrupción de menores y tenencia ilegítima de arma de guerra.

La causa se había iniciado en 2015 luego de las denuncias de las víctimas, compañeras del colegio de la hija del condenado, en ese entonces las nenas tenían entre 8 y 12 años. Según los relatos de las chicas, que fueron sometidas a cámara Gesell, las manoseó en varias oportunidades. Algunas veces lo hacía cuando se quedaban a dormir con la hija del fisicoculturista, o durante “pijamadas” organizadas en su casa. Los presuntos abusos además habrían ocurrido en una embarcación amarrada en San Fernando, con al menos cinco hechos en total.

Ese mismo año enfrentó durante tres días a un tribunal de San Isidro por esos supuestos ataques sexuales, los padres de las mismas también declararon en su contra. Una fiscal del juicio que condenó a Farré fue la acusadora y hasta el dia de hoy no había alguna novedad del caso.

Carlos pasó los últimos 23 meses preso en la Unidad N° 48 del Servicio Penitenciario Bonaerense en José León Suárez, luego de ser detenido en agosto del 2015.

“Cachi” entró esposado poco antes de este mediodía a la sala de audiencias de los tribunales de San Isidro para enfrentar al Tribunal Oral Criminal N° 3, presidido por el juez Maximiliano Savarino.

Laura Zyseskind es la fiscal acusadora en el juicio, especializada en violencia de género . Zyseskind viene de un reciente triunfo: el mes pasado logró junto a su colega Carolina Carballido que un jurado encarcele de por vida al femicida Fernando Farré.

Zyseskind dijo a TN: “Claramente, la hija (de Colosimo) ha sido víctima. Hoy, en este juicio oral, se pudo lograr la condena de corrupción de menores en relación a la hija de él como víctima”. La fiscal destacó el apoyo que los padres y el colegio les dieron a las nenas víctimas, que les creyeron e hicieron la denuncia. Zyseskind también contó que el acusado no admitió los delitos, y dijo: “Puso como excusa que, como era fisicoculturista y se veía a sí mismo como un superhéroe, decía que podían estar enamoradas de él y eso las haya llevado a hacer este tipo de manifestaciones, lo cual, claramente, no se asemeja a la realidad”.